martes, 19 de abril de 2016

Apoya tu hígado y apoyas tu inmunidad antitumoral!

Y realmente es así, quién tiene el hígado sano sin carga toxica, nunca puede tener un tumor! Tu hígado con su función natural protectora se encarga de tu organismo.



SU PAPEL EN EL ORGANISMO:
EL HÍGADO se ubica bajo el diafragma y es un gran órgano asimétrico, con más masa en la parte superior derecha de la cavidad abdominal, debajo del diafragma y por encima del estómago, el riñón derecho y los intestinos.
A nivel anatómico se divide en dos partes: lóbulo derecho y lóbulo izquierdo. Trabaja en conjunto con la vesícula biliar, que se sitúa en el lóbulo derecho y tanto la propia vesícula como el hígado se comunican con el intestino por medio del canal colédoco. Sus tres funciónes principales: 


1. ALMACÉN: Tiene la capacidad de guardar tanto las vitaminas liposolubles A, D, E y K como el glucógeno. Cuando tu sangre tiene exceso de glucosa, esta se convierte en glucógeno, que se guarda en el hígado para cuando haya una nueva variación de la glucemia (glucosa en sangre) a la baja, momento en el que será liberado glucógeno al torrente sanguíneo para restablecer tus niveles energéticos, así que aqí podemos ver el su papel en caso de diabetes...
2. DEPURACIÓN: El hígado capta las toxinas de la sangre, como los derivados nitrogenados provenientes de la destrucción muscular, y los convierte en sustancias inocuas. Elimina también algunas bacterias de la sangre. Muchos residuos de los medicamentos también son destruidos por  hígado, evitando intoxicación. El alcohol también es una toxina que pasa por el filtro del hígado, por eso se ve afectado por el consumo excesivo del alcohol. Aun así cerca de un 15% de las sustancias perjudiciales pueden quedarse sin depurar.
3. SÍNTESIS: Como órgano sintetizador, interviene en el metabolismo de los glúcidos, de lípidos 
(colesterol, triglicéridos) y de proteínas (albúmina). Partecipa en la sintesi de sustancias de la coagulación para evitar hemorragias.
También es el órgano en que se segrega la bilis, sustancia que se almacena en la vesícula biliar. La bilis se ocupa de fragmentar los ácidos grasos en gotitas pequeñas, para facilitar su digestión.

¿SABÍAS QUÉ…?

  •  El hígado es el órgano sólido más grande del cuerpo humano, con un peso cercano a los 1.500 gramos en un hombre adulto.
  • Se puede regenerar a sí mismo. Gracias a esa extraordinaria capacidad puedes donar parte de tu hígado y el resto se irá recuperando con el tiempo hasta quedar tal cual estaba antes de la donación.
  • Su color rojizo deriva de su contenido en sangre, en todo momento alberga entre un 12 y un 14% de todo tu flujo sanguíneo.
  • Es el único órgano que recibe el flujo sanguíneo de dos orígenes diferentes: La sangre llega a través de la arteria hepática procedente del corazón, y la vena porta, que aporta la sangre procedente de los intestinos. Tda sangre sale del hígado a través de las venas hepáticas.
  • Cada hora procesa cerca de 100 litros de sangre (1,5 a 1,6 l por minuto).
  • La vesícula biliar no es imprescindible, por eso se puede extirpar cuando causa problemas, pero no es la idea ;)  ya que tenemos posibilidad de mantenerla en función fisiológica con apoyo de nuestros productos!
  • Sus patologías más comunes derivan del consumo excesivo de tóxicos, principalmente de alcohol. Cuando se toman más de 30 g al día, el riesgo de fibrosis hepática es elevadísimo, un otro motivo más porqué insistir con la desintoxicación!
  • Otra patología común es la hepatitis, con sus tipos más comunes A, B y C. Es una inflamación del hígado que puede estar causada no solo por un virus, sino también por bacterias, por anticuerpos o por sustancias tóxicas. Buena noticia todos estos es posible eliminar con apoyo de lo productos Joalis.
  • Los griegos pensaban que en el hígado residían las emociones. Y tenían razón, el hecho conferman muchas otras culturas orientales y también experiencia de hoy día. El hígado se ve afectado por la rabia, enojo, en caso de carga toxica del organismo y también se manifiesta en falta de la decisión.
Síntomas de un hígado débil o enfermo:
Digestión deficiente, hinchazón (distensión) abdominal o nauseas especialmente después de comidas grasas.
Abdomen abultado o sobrepeso.
Estreñimiento frecuente, colon irritable, exceso de gases, mal aliento y/o lengua manchada.
Fiebre, alergias (asma, urticaria, erupciones, etc.), dolores de cabeza frecuentes, etc.
Hipertensión, retención de líquidos, hipoglucemia.
• Inestabilidad en el ánimo, falta de concentración, de decisión, ataques de la rabia

Para una buena salud del hígado es básica una alimentación adecuada, ningún tratamiento para el hígado será 100% efectivo si no lo combinamos con una dieta de calidad y con alimentos que le ayuden al hígado a estar fuerte y realizar sus funciones apropiadamente. No importa tanto la cantidad, sino el alimento que consume. Si come los alimentos que no son benéficos, el hígado los convertirá en grasas y además de debilitarse afectara la salud general del cuerpo.
Así que aquí algunos alimentos que son apropiados para la salud y mantenimiento del hígado.



  • Los vegetales y las frutas crudas: son una verdadera medicina para el hígado, además de ayudar a mantenerlo en óptimas condiciones, lo vitalizan, depuran y ayudan a realizar sus funciones de forma eficiente. Vegetales los puedes consumir en ensaladas y jugos recién hechos para que las verduras conserven todas sus propiedades, tienes que procurar lavar siempre muy bien los vegetales y las frutas y, si los tomas cocidos deben ser al vapor. Es recomendable utilizar de preferencia alimentos orgánicos o ecológicos para evitar sobrecargar las funciones del hígado con sustancias tóxicas o dañinas. Por otro lado, una regla básica para aprovechar bien las frutas es comerlas solas sin combinarlas con otros alimentos. Las mejores verduras para la salud del hígado son la alcachofa, el betabel, la zanahoria y la cebolla.
  • Las frutas son excelentes para limpiar el hígado y vitalizarlo, sobre todo las frutas ricas en vitamina C, que son refrescantes para el hígado. El limón es una de las mejores frutas para fortalecer el hígado, así como el jugo de ciruela fresco, las nectarinas y el melón. Las frutas color naranja son ricas en folatos y son un elixir para el hígado, las naranjas, mandarinas, papaya, etc., son muy recomendables. Las frutas áidas como la piña, ciruelas, fresas, etc., también son de lo mejor para el hígado.
  • La levadura de cerveza, el alga espirulina y el aceite de oliva (extra virgen y prensado en frio) son complementos que ayudan a fortalecer y sanar el hígado.
  • Los cereales integrales son ricos en hidratos de carbono que le van de maravilla al hígado, así que en tu dieta es recomendable sustituir los cereales refinados por integrales.
  • Oleaginosas: son ricas en nutrientes y muy energéticas. Las nueces son un alimento muy nutritivo para el hígado, tiene grasas amigas pero deben comerse frescas y crudas. Evita las nueces caducas o muy expuestas al aire.


Alimentos nada recomendables para la salud del hígado:


  • Las carnes rojas, fritos y embutidos: debes evitarlos al máximo, bebe un jugo de vegetales frescos o un vaso de agua con un limón exprimido. No se debe comer la carne frita y evitar todos los embutidos (llenos de aditivos y sustancias tóxicas), debe cocinarse a la plancha y con muy poco aceite.
  • Azúcar blanca: este producto es muy nocivo para órganos y sistemas del cuerpo en general, debes evitarla y sustituirla mejor por miel de abeja o azúcar mascabado.  El hígado convierte el azúcar refinado en grasa y colesterol nocivo, y la grasa degenera órganos y tejidos y suele almacenarse en muslos, abdomen, glúteos, etc. 
  • Evita también todos los edulcorantes artificiales y azúcar “light”,  ya que son tóxicos para el hígado, desequilibran metabolismo y causan hipoglucemia y fatiga. Si tienes ganas de algo dulce, nada mejor que una fruta fresca e jugo o ensalada.
  • La leche de vaca: carga el organismo con proteinas, que es imposible metabolizar, causa depositos de flema, con todo esto proporciona a los microbios el material para la construcción de focos de infección
Hierbas que fortalecen el hígado:
El cardo mariano, el diente de león y el te de boldo son las hierbas más populares como protectores hepáticos y estimuladores biliares. El  sauco tiene propiedades laxantes, purgantes y depurativas, es un excelente antiséptico, astringente y bactericida, es anti inflamatorio, resulta excelente para fortalecer y curar el hígado. El te de bardana es depurativo, disminuye congestiones e hinchazones, elimina toxinas por la piel y/o la orina, descongestiona ácido úrico y es muy útil para tratar afecciones hepáticas y biliares:

Y agregando una desintoxicación eficiente estás al maximo!
 El congunto de los productos Joalis Emoce, Streson, Nodegen y LiverDren saben como en manera eficaz apoyar tu organismo y el hígado en su función. Todos productos puede ordenar simplemente haciendo click en enlace.