sábado, 23 de enero de 2016

"Las mentiras sobre la comida o la verdad sobre la comida"

El mes pasado, en la revista Tema salió una muy interesante  conversación con MD. Joseph Jonás

 

Quién no pudo leer la entrevista, ofrecemos ahora en formato electrónico.


El hecho de que la dieta afecta a nuestra salud, hoy en día nadie lo pone en duda.
Según el MD. Josef Jonás (70 años), a menudo ni sabemos lo que comemos. El médico y escritor en su nuevo libro "Tu dieta es tu destino" revela la verdad acerca de la comida. Explica las razones históricas por las que muchas comidas básicas en nuestro plato hoy en día, dañan más que benefician. "El trigo actual y la leche tienen poco que ver con las comunes y originales. Son diferentes alimentos", dice en una entrevista el más famoso pionero de la medicina alternativa.
En el libro se puede leer una frase: antes las cosas que comimos se basaban en el instinto, en la actualidad se debería basar en el conocimiento.

¿Cuál cree usted, es el principal problema de la comida de hoy?

Estamos totalmente perdiendo el control y la pista de saber cómo y de qué están hechos los alimentos
y si son beneficiosos para la salud. Nos guiamos solamente por el hecho de que son deliciosos.
Es cómodo tener un fuerte caldo de pollo instantáneo en una bolsa. Pero no hay que olvidar que es el producto industrial. Con el sabor universal, el fabricante se congracia a la mayoría de la gente. Pero, ¿sabemos algo sobre los materiales que le dan el sabor de jugo de la carne?

En el embalaje, pero la composición siempre se menciona. La calidad de la comida la controla el estado. Nadie se atrevería a poner aditivos alimentarios o algo más que podría afectar negativamente a la salud.

¡Eso es cierto!. Pero el debate sobre su seguridad se lleva a cabo de forma incorrecta. Hay pruebas para probar la toxicidad de las sustancias específicas. ¿Qué nos dicen?. Que algunas de estas sustancias consumidas durante un período de tiempo, no crea un problema. Pero nadie puede decir qué impacto tendrá sobre nuestros cuerpos cuando los consumimos por décadas o toda la vida. Y es imposible probarlo. Y tampoco nadie le dice, si de algunos de ellos no hay intolerancia individual. En estas estadísticas de multitud, el individuo desaparece muy fácilmente.

¿Usted se refiere a la nocividad de conservantes y aditivos tipo E?

Por supuesto. El problema es que nuestro cuerpo no puede aceptar cualquier sustancia extraña. Siempre trata de eliminarla. Los principales actores de esta defensa son los fagocitos, células distribuidas en todo el cuerpo que explicando simplemente tragan los invasores, los absorben y entonces el cuerpo los elimina y se deshace de ellos, por ejemplo a través de la orina o el sudor.

¿Y el problema es resuelto?

Sería, teóricamente. Pero, los fagocitos son responsables de muchas más cosas. Desechan miles de millones de microorganismos, que nos atacan cada día. Desechan las sustancias naturales, que no son perjudiciales, pero no pertenecen al interior del cuerpo, tales como: el polen de las plantas y de los árboles. Es un sistema muy poderoso que trabaja cada centésimo de segundo de nuestras vidas. Y si dejaría de funcionar por un momento, terminamos en el hospital. Con la dieta llena de substancias extrañas, químicas este sistema lo cargamos en exceso.

¿Así que los "defensores" no logran hacer su trabajo?

Sí, exacto. Pero tienen otra capacidad asombrosa: almacenar los residuos en alguna parte del cuerpo. En las articulaciones, los vasos sanguíneos, etc... El problema de una amplia gama de los "E" por lo tanto no es su toxicidad, pero el hecho de que son compuestos extraños que con su presencia emplean el sistema inmunológico. Su sobrecarga a largo plazo, entonces por la gente puede ser contraproducente y con el tiempo manifestarse en la forma de cáncer, problemas en las articulaciones o vasculares y otras enfermedades de la civilización.

Varios capítulos se dedican al consumo de azúcar, la harina y la leche. Hoy en día, son llamados, con poco favor, "venenos blancos". Incluso si en términos de la alimentación los comemos desde tiempo inmemorial. ¿Cuál es exactamente el problema?

Tiene razón, en pasado nunca han sido alimentos problemáticos. Pero con el tiempo se convirtieron. Tal vaca  un siglo atrás hacía siete litros de leche al día. Hoy en día casi 30. ¿Cómo es esto posible?. Fueron criados, la interferencia en su acervo genético, sin embargo, cambió la composición de la leche. Lo cual es de hecho ya bastante conocido. La leche comúnmente incluye siete tipos de caseína (proteína de la leche, ed.). En la leche de hoy se generó más aún, una octava caseína de la leche.

¿Y eso nos molesta?

Para un gran porcentaje de personas, lamentablemente si. Esto causa una reacción adversa del sistema inmune. Durante el metabolismo de esta caseína se queda el material residual llamado casomorfina. Y ese tiene un efecto tóxico sobre el sistema nervioso y el intestino. Y tiene toda una serie de otras consecuencias. Por causa del disturbio intestinal penetran en el cuerpo las proteínas no deseadas, mientras que no se absorben las vitaminas y minerales necesarios. Se estima que esta reacción a la leche, la tiene de diez a veinte por ciento de la población. Si se les proporcionara leche que estaba hace cien años, estos problemas no estarían. Históricamente estos problemas nunca se presentaban.

¿Volver a la leche original ya no es posible?

Científicos de Nueva Zelanda han declarado que allí tienen representantes de las vacas originales. Según lo que se informa, serían capaces llevar a cabo la producción de leche para las personas en todo el mundo, que no toleran esta proteína. El Parlamento Europeo se ha negado. Probablemente por temor a la reacción del público. Ciertamente, habría habido una gran protesta pública. Y, sobre todo, sería un gran desastre para la agricultura contemporánea.

¿Algo similar ocurrió también con el trigo?

Exactamente. Fue elegido como el cultivo, que es esencial para la humanidad. Crucial para la calidad del grano es el gluten. El trigo se arregló para cultivar especies que contienen un alto porcentaje de gluten. Dicen también que con la modificación genética se produjo una proteína que tiene cierto parecido con la proteína del cuerpo humano. Y el cuerpo naturalmente reacciona a esa proteína de nuevo. Entonces no es un problema del trigo como tal, es un cultivo fantástico que salvó a la humanidad.

Pero ¿cómo es que los problemas no se produjeron en el centeno o la cebada?

Porque nadie se preocupa por ellos. Se quedaron totalmente abandonados, nadie los utilizó por mucho tiempo. Cuando quise en 1990 hacer el pan de centeno, el panadero me dijo que es un disparate. Sólo después de un año, me encontré con un pequeña panadería en Bohemia del Sur, que empezó hacerlo.

Trigo actual, por lo tanto, ¿tiene con el utilizado anteriormente poco en común?

No tienen nada en común. En realidad son dos cultivos diferentes. Si uno quiere comer trigo histórico, debe cocinar la escanda. Se quedó genéticamente el mismo que hace un siglo.

La acusación cayó sobre el azúcar...

Eso en sí tampoco es perjudicial, incluso se puede decir que es absolutamente necesaria. Desde el azúcar y el oxígeno, se produce en la mitocondria (pequeña formación dentro de la mayoría de las células humanas – nota de la redacción), "combustible" para el progreso de otras reacciones en toda la célula.

¿Entonces qué hay de malo en él? ¿Cuál es el problema? ¿Lo tenemos en exceso?

No sólo eso. La palabra azúcar la comprendemos mal - como terrones de azúcar o cristales de azúcar. Nunca en la historia del hombre, se utilizó en forma tan aislada - el azúcar simple.
En la naturaleza, hay sólo composiciones de azúcar que están vinculadas a un número de otras sustancias. Sus antepasados eran sólo disponibles en la miel, y sólo una cantidad mínima. O en frutas, como las manzanas. Pero incluso ellas no son lo que solían ser.
Las variedades recién criadas contienen un complejo de azúcar (fructosa), mucho más. Si probaría la manzana hace cien años, la escupiría. Sería demasiado ácida, en comparación con las de hoy le parecería totalmente no comestible.

¿En que son diferentes los dos tipos de azúcares en realidad?

Compuesto de azúcar se libera gradualmente. Al revés absorción del azúcar simple es muy empinada y no es buena para el organismo (fluctuaciones rápidas del azúcar en la sangre, entre otros está riesgo de desarrollar diabetes – nota de la redacción).

¿Cómo se explica que no todo el mundo se molesta por el trigo actual o la leche "moderna"?

Depende del "equipaje" del cuerpo y la resistencia del sistema genético. Depende de su fuerza y la capacidad de repararse. Quién es frágil, se rompe fácilmente. Es la cuestión del futuro cuando aprendemos a reconocer nuestras debilidades. Cuanto más la humanidad será sofisticada, tanto más será capaz de establecer con mayor precisión, que debería comer y qué alimentos evitar. En este sentido, sin embargo, es mucho lo que no sabemos sobre nuestro cuerpo. El sistema de defensa que utilizamos hoy en día es muy primitivo. Le dice: "gluten provoca problemas de salud" y todos dejan de comerlo, lo mismo con la leche. Hasta el momento se trata de un sistema de ese tipo "Hurra".

Pero usted también apoya la alimentación sin leche y sin gluten...

Por supuesto, ya que siempre es bueno hacer algo más, que dejar a pasar por alto el riesgo e ir hasta el borde.
Muchos médicos se refieren a las dietas sin gluten, como la "moda" actual, que no tiene justificación para la mayoría de la gente. Las personas sin alergias al gluten o sin intolerancia a él, de acuerdo con muchos médicos incluso tienen que comerlo...
Primero, el gluten no es esencial para el organismo. Celíacos no lo comen, y ciertamente no  sufren por su ausencia. Incluso hay un montón de otras fuentes de gluten "mejor", como el trigo sarraceno, mijo o el amaranto. Como todos procesos, incluso problemas con el consumo de gluten se manifiestan en un cierto rango. Desde más grave, como la enfermedad celíaca, hasta los tipos leves. La única manera de determinar si el gluten me molesta es hacer una biopsia de los intestinos. ¿Y quién lo hará?. El gluten es un glaciar, que tiene un tercio sobre agua y dos tercios bajo el agua. Calculo que alrededor del 10 % de la población no soporta el gluten de trigo o es parte de sus problemas de salud. Y cantidad de esas personas están siempre en aumento.

En el libro se escribe acerca nuestros hábitos alimenticios, como sobre los pecados hereditarios. Inmediatamente me acordé de la cocinera Magdalena Dobromila Rettigova, que se centra principalmente en comidas de carne y usa mucha harina...

Sí, esa mujer era muy gorda y murió muy pronto, creo que en sesenta años.
Pero el problema es mucho mayor y no sólo en relación con lo que comemos, pero también cuanto. Desde que la gente tiene lo suficiente para comer y lo tiene disponible en cualquier momento,
hay un problema con comer en exceso. Todo lo que comemos, el cuerpo tiene que manejar y elaborar y este proceso es muy complejo. Si debería explicar aquí por ejemplo la cadena complicada de reacciones del cuerpo para eliminar desde organismo restos de carne, tomaría la mitad de la tabla para escribir. Un 50 a 70 % de lo que una persona come hoy en día, el cuerpo no necesita y no lo procesa. Cuando se sobrecarga el metabolismo, es fácil errar, muy fácilmente se llega a la acumulación de metabolitos, es decir, sustancias de desecho que a la fin matan seres humanos.

Ya que mencionó la carne... ¿La necesitamos para la vida?

Según algunos estudios, los vegetarianos son más saludables y viven más tiempo. Pero eso no es prueba que la carne es mala. Sin embargo, hay que distinguir de qué tipo de carne se trata.
Si "creció" en un ambiente sano, típico por el animal, o permanecieron en una manera especial. El hecho que ya hoy lamentablemente no somos capaces de averiguar.

Usted mismo también era vegetariano ...

Correcto. No he comido carne por un tiempo de diez años. Me sentí muy bien, y consideraba que es la clave para la salud. Lo mismo, como médico, he predicado y difundido entre mis pacientes. Muchos de ellos se convirtieron en vegetarianos. Pero fue sorprendente que la salud de algunos de ellos, por el contrario empeoró. ¡Y no fue un pequeño grupo de personas!. Muchos se sentían mal y pensaron que renunciaron a poco y que se necesita hacer la dieta más severa. Apariencia y estado de salud, pero significativamente empeoraban. En cientos de pacientes, me di claramente cuenta, que hay gente que si  no tiene carne, realmente no puede vivir y se deterioran. Y otros, por el contrario sin ella viven mejor.

El consumo de carne está creciendo. Generalmente comemos más de lo que necesitamos. Y llegamos a la epidemia de la obesidad y su prevención...

Si supiera lo que está detrás de esto, ahora estaría sentado en la Florida en mi casa de muchos miles de millones y sería la persona más famosa en el mundo. La gente no se mueve mucho, menos que hace un siglo atrás. Y algunas personas del pasado comieron incluso más que las personas ahora. Nadie sabe exactamente lo que está pasando. Si es debido a algunos alimentos específicos o al estrés...

Villano universal responsable de todo...

Pero con él habían vivido incluso nuestros antepasados. Su principal preocupación era para reproducirse y buscar comida. Siempre tenían  miedo de no tener suficiente comida.
Y de eso probablemente también proviene nuestra horrible fijación con los alimentos.

¿Qué quiere decir con "horrible"?

Hace unos días regresé de un viaje al Mar Mediterráneo. Los estadounidenses, los europeos, los asiáticos, la gente de todo el mundo, navegó en el hotel del crucero, donde eran todas las comidas y bebidas - los llamados "all inclusiv" las 24 horas del día. Periódicamente, todos llenaban los platos de comida, cinco, seis postres... Dos tercios de comida ni tocaron. Todo se tiraba en la basura.
Y en eso, nos mostraban la película con el fin de juntar dinero por la nutrición de niños hambrientos de África. Fue totalmente extraño. ¡Allí me di cuenta de esto!. El miedo al hambre y el instinto de crear reservas para los tiempos peores están muy profundamente arraigados en la gente.
Grandes pirámides de alimentos en los supermercados nos llenan de alegría. Un sentimiento que tengo de suficiente comida, tal vez es mejor que la comida en sí. Y en eso, según yo. Es el problema de la obesidad.

Entonces, ¿qué me aconseja?. Comer y beber solo hasta mitad de la necesidad ...

Coma menos comida de cuanto tiene ganas de comer. Coma el alimento más natural posible, no sólo por el origen, sino también la preparación. Con el fin de minimizar la afectación industrial.
Y interesarse en su ascendencia. La herencia juega un papel importante. Si usted sabe que tipo de enfermedades incluso psíquicas sufrieron sus antepasados, qué edad vivieron, qué carácter tenían, puede aprender muchas cosas sobre sí mismo.

Periodista Silvie Králová
Traducción: Joalis Chile

Dr. Josef Jonás