lunes, 8 de febrero de 2016

Entrevista al cliente más antiguo del Dr. Jonás


Josef Tegel – Návrat před bouří
Sr. Tegel, ¿llegó a nosotros sólo, o lo trajo alguien?
Llegué a Praga solo, primero en tren y después en autobús.

¿Cómo se entero de nosotros?
He comprado una computadora y los encontré en Internet.

¿Qué problemas de salud más lo molestan?
Lo que es peor, subo con fatiga las escaleras y en el pie tengo un callo que me molesta porque roza el zapato...

Se preguntan, ¿qué hay en esta entrevista de interesante?
Lea la parte introductoria de nuevo y tenga en cuenta que el Sr. Tegel tiene ya casi cien años (entrevista del año 2010). Nacido en 1910, cuando las tierras checas hacían aún parte del Imperio austrohúngaro y toda la monarquía fue gobernada por el emperador Francisco José I.  El Sr. Tegel está lleno de sorpresas y rompe la  imagen convencional de la vejez. Tiene un montón de aficiones, interesado en los acontecimientos actuales. Disfruta de cada pequeña cosa, tal vez, de que nosotros le preparamos un buen café. Lo siente por lo que aún no puede editar imágenes en su ordenador, y similares cosas que aún debe aprender. Al escanear fotos, se levanta, mirándome por encima del hombro y me pregunta todo lo que le interesa.
A cambio, yo le pido también.

¿Se interesa por la medicina natural desde hace mucho tiempo?
En los años ochenta fui a la conferencia del Dr. Jonás. En ese tiempo colaboró con la Sra. Průchová.
Compré el libro y era realmente muy interesante. Pero de alguna manera yo no era constante. Sólo cuando algo empezó a molestarme, aprendí un poco de la macrobiótica.
Pavel Viskup escribió un libro, que fue llamado "El chef doctor". Su filosofía consistía en una alimentación alcalina o ácida. Dijo que realmente se necesita tener un equilibrio entre ácidos y bases, para que la sangre mantenga una pH adecuado de 7,35 a 7,40.
Y es cierto. Si una persona tiene sangre sana, es saludable. Y eso es la base de todo.
Me interesaba también el agua. He encontrado el libro "La sorprendente verdad acerca del Agua" de P. P. C. Bragg y su hija. Ellos están tratando con agua durante toda su vida y dijeron a la gente de no beber agua mineral ya que contiene sustancias inorgánicas. El cuerpo no acepta las sustancias inorgánicas y las elimina, y si no las puede eliminar, las almacena en los riñones o el hígado en forma de piedras. Incluso dijo quien tiene una gran cantidad de estos depósitos en el cuerpo, está en peligro de calcificaciones cerebrales porque el cuerpo guarda los minerales donde no debe.
He tenido experiencia personal:
Anteriormente, tenía hinchazón de las articulaciones, y especulé donde podía ser el problema.
Y me di cuenta que era por el agua.  Hemos tenido agua muy dura que contenía una gran cantidad de calcio.

¿Cuál es su profesión original?
Los últimos diez años he sido empleado en un instituto científico de la agricultura. Introducimos las nuevas tecnologías en las cooperativas y en las granjas estatales. Al mismo tiempo, hemos examinado si lo que evolucionaron  los institutos de investigación (como cereales) es bueno o malo.
Era un trabajo interesante, me gustó mucho.

¿Qué hace en su tiempo ahora?
Ahora tengo un ordenador y conexión a internet y eso me toma mucho tiempo, es muy interesante, realmente, para mí es un milagro. Pero hay cosas buenas y malas... (y  tira fuera del bolsillo la imagen en la que se indica los posibles efectos nocivos de teléfono móvil en la salud humana).
"Puede dejárselo, si lo desea. Esta es la forma en que afecta el teléfono celular la salud humana. Lo conseguí en internet."
(Se conversan las fotografías de su familia, a cada uno de ellas, el Sr. Tegel tiene algo que decir. Entre ellos se encuentra una imagen).

¿La pintó a sí mismo?
Sí, es una epopeya idílica Herman y Dorota, se llama "Volver antes de la tormenta".
Ella viene desde un campo de prófugos y él la lleva a su casa. Él viene de una familia mejor y tiene miedo si la aceptan. Por eso "vuelta antes de la tormenta", sugieren ya esas nubes.

Esta imagen es maravillosa...
Lo tenía también en la exposición. Además, otras pinturas que he hecho, pero no las tengo aquí...

El doctor Jonás dijo que en la detección no vio ninguna carga emocional, el hecho que es muy inusual. ¿Cómo lo hizo para lograrlo?
Usted sabe, yo no tenía tiempo para preocuparse o sufrir.
Tenía siempre un montón de intereses: fotografié, pinté, practiqué la gimnastica y una gran cantidad de otros intereses, que ni logré hacer todo, que quería...

¿Qué cree usted?  ¿Cuál es el secreto de su larga vida?
No sé... Ni siquiera sé cómo lo conseguí.
Me gustaría... lo he programado hasta los ciento cinco años. Sin embargo, debo estar físicamente y mentalmente al menos en algún nivel bueno, de lo contrario no tiene sentido. Quiero tener la alegría de la vida... Hasta ahora lo he conseguido.

Nuestra conversación fue llegando a su fin y el Sr. Tegel lentamente pasaba en su viaje de regreso. En la puerta se vuelve y me pregunta con la naturaleza propia de él:

¿Me puede decir cómo llego a la estación central?
Sería mejor si va al paradero del tranvía "Masaryk" y espera allí a "la veintiséis".
Si quiere, puedo acompañarlo.
No, gracias, eso no es necesario, yo conozco el lugar, necesitaba solo el numero de tranvía...

Mgr. Petra Kotková


Comentario del Dr. Josef Jonás:
Al Sr. Tegel lo conozco por casi treinta años. Cuando en frente de usted aparezca el hombre centenario que a propósito, viajó 150 km de distancia con el tren y para llegar hasta la oficina caminó desde la estación. Por lo tanto, es emocionalmente fuerte la sensación de hablar con un hombre, que en sus cien años lo somete a las preguntas exhaustivas, sobre la calidad de las aguas residuales, sobre la calidad del purificador de aire que apenas acabó de comprar. Él quiere saber los detalles estructurales y explicar cómo todo puede beneficiar su salud, a continuación, después lleva el discurso sobre la construcción de diversos filtros de agua: en casa tiene tres, conectados en serie según una especie de esquema lógico, el cual él inventó por sí mismo. Con tristeza y de mal humor menciona a su esposa que murió a los 97 años, acusando dice, que no seguía sus consejos: que no vivió correctamente, no cumplió con la dieta, que no se movía, simplemente ignoró su salud.

Este hombre vive solo, se preocupa de sus necesidades por la vida. Por la visita llegó con un traje cuidadosamente cepillado, con la camisa y corbata. Al hablar con él, uno se da cuenta de que no existe realmente la degeneración del cerebro, los síntomas de la vejez son algo qué nosotros de sesenta, setenta, ochenta años hemos inventado.
El cuerpo humano debe ser capaz de existir por largo tiempo y en pleno funcionamiento para que valga la pena vivir la vida.
El Sr. Tegel tiene su organismo de modo que los órganos en su función siempre vuelven a su ideal natural, la situación que queremos lograr con la desintoxicación del organismo. Queremos que nuestros tejidos y órganos recuerden los momentos en el que existían en la condición ideal. Si era posible del Sr. Tegel producir un producto que transferiría  las propiedades de su organismo en todos nosotros, sería el más popular de los productos de Joalis.

Fuente: entrevista del boletín Joalis Noviembre - Diciembre 2010 - págs. 26 - 27 
Traducción: Joalis Chile